Miel de caña

Miel de caña, un endulzante natural

Cuando alguien nos habla de miel, inmediatamente pensamos en la producida por las abejas, sin embargo hay un jarabe o melaza elaborado a partir de la caña de azúcar.

A este jarabe le llamamos miel de caña.

¿Cómo se elabora la miel de caña?

Caña de azúcar cosechada para procesar melaza

A diferencia de la inmensa mayoría de las mieles, la de caña no depende de la recolección de las abejas. Sus procesos de obtención depende de la mano del hombre, desde la cosecha de la caña hasta su cristalización, previa al envasado. Todo comienza con la extracción de la sacarosa por medio de molinos. Para eliminar la presencia de impurezas, se procede a su clarificación, que permite además enviar el jugo (zumo de la caña) hacia un sistema de evaporación, cuidando siempre las condiciones del color, la temperatura o el pH. El sirope o jarabe resultante es mezclado con ácido fosfórico y con hidrógeno de calcio, y entonces se somete la solución a una evaporación del 80%, obteniendo finalmente la conocida melaza de caña para óptimo consumo humano.

¿Cuáles son sus propiedades?

Entre las principales propiedades de la miel de caña, encontramos:

  • Fuente de energía, minerales y nutrientes; ideal para quienes realicen esfuerzo físico y mental.
  • Por su importante aporte de hierro se recomienda su consumo a embarazadas o personas con problemas de anemia.
  • Previene la osteopórosis debido a su contenido de magnesio.
  • Se recomienda para fortalecer y sanear el cabello.
  • Es un laxante natural.
  • Al ser un sustituto del azúcar se recomienda su consumo a personas diabéticas (previa consulta con su mmédico).

¿Qué cantidad consumir?

Se recomienda no consumir más de dos cucharadas de melaza al día.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.